Venezolanas se prostituyen y se disputan clientes con colombianas

Alertan sobre el drama que viven las mujeres que salen de Venezuela cara otros países. En Colombia, una trabajadora sexual venezolana gana en una hora lo que ganaría en un mes en la dictadura de Nicolás Maduro.

Alertan sobre el drama que viven las mujeres que salen de Venezuela cara otros países. En Colombia, una trabajadora sexual venezolana gana en una hora lo que ganaría en un mes en la dictadura de Nicolás Maduro.Buscando escapar del apetito y la pobreza en Venezuela, las venezolanas migran de su país hacía países vecinos mas poco a poco más caen entonces en las garras de la prostitución en su desesperación por subsistir. En Peru, en el distrito de San juan de Lurigancho, ( Zarate) alarma sobre la avalancha de mujeres procedentes de las grandes urbanizaciones de Venezuela y Colombia, en pos de un ingreso ante la carencia de ocasiones en su país.Una trabajadora sexual venezolana en Peru puede ganar en una hora el equivalente al sueldo mínimo de un mes en su país controlado por Nicolás Maduro.Para miles y miles de mujeres que cruzan la frontera buscando proveer un sustento para sus familias, los soles peruanos tienen un auténtico valor y les dejan cubrir sus necesidades básicas de nutrición, algo que la promesa revolucionaria chavista no les puede ofrecer.

DE MAQUILLADORA A MERETRIZ

Fatigada de no lograr insumos básicos, como esmalte de uñas y champú, para sostener su salón de belleza marchando, algo que se aúna a la aún más preocupante escasez de productos básicos como fármacos y comestibles,, Bárbara cerró las puertas de su pequeño comercio y migró a Peru para trabajar como puta. "Cuando menos acá uno puede comer un desayuno y comer" contó

SE DISPUTAN CLIENTES CON LAS COLOMBIANAS 

En la mitad de la irritante situación de urgencia humanitaria, medios colombianos alertaron sobre una "disputa a muerte" por la zonas de trabajo en las calles de las primordiales urbes, ya antes bajo control de putas colombianas y ahora disputadas con las mujeres recién llegadas de Venezuela.Estas últimas manejan tarifas de entre los diez y trece dólares estadounidenses por una sesión de veinte minutos, al paso que las trabajadoras sexuales colombianas cobran entre13 y diecisiete por exactamente el mismo servicio.Esta situación causa una auténtica batalla que forzó a las colombianas a bajar sus tarifas un pronóstico de desarrollo por lo menos conservador y una cota de desempleo del nueve con seis dólares americanos .

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia